Volver arriba

¿Por qué regalar disfraces a un niño o a una niña es una excelente idea?

admin mayo 25, 2020 0 comments
Comparte en redes sociales

Tenemos asumido que los disfraces solo son para días destacados como Carnaval o Halloween, y en el mundo de los niños, esto no es del todo cierto. No lo digo yo. En este confinamiento, uno de los productos que más se ha vendido en Amazon han sido los disfraces para niños. Y es que es muy habitual, y más en estos tiempos, subestimar la capacidad imaginativa de los más pequeños. Tendemos a saturar a los niños con juguetes que ni ellos mismos solicitan y que dan el juego por sentado. Para el desarrollo de los niños es vital alimentar esa faceta de la imaginación con herramientas que la potencien, como por ejemplo, con juegos creativos, con plastilina, con lápiz y papel y, como he comentado antes, con disfraces. A continuación te indicamos por qué es una muy buena idea regalar un disfraz a un niño o a una niña.

Potencian la imaginación

Un disfraz, para un niño, abre la posibilidad de meterse en la piel de su héroe, heroína, villano, villana y/o personaje favorito en un santiamén. Podrá recrear esos fantásticos episodios de su película o serie favorita siendo él o ella la protagonista. Esto ayuda a imaginar nuevas situaciones en su mente, las cuales potencian su imaginación y su capacidad inventiva. Por ejemplo, con solo ponerse el disfraz de Ladybug, pensará que es la protagonista de la serie y creará tramas parecidas a las que suceden en la serie de animación.

Es como cuando nosotros jugábamos con muñecos y muñecas, sin ningún aparato electrónico de por medio. Juntábamos dos muñecos (independientemente de si uno era una Barbie y el otro era un soldadito de esos verdes) y los poníamos a interactuar. Uno hacía de villano, en otras ocasiones otro hacía de papá… La imaginación no tenía límites. Tampoco la tiene ahora. Así que permite que los niños exploren la suya.

Potencian la creatividad

Cuando compras un disfraz, compras la base, pero siempre se puede mejorar. Por ejemplo, ¿el disfraz de Ladybug que has visto no cuenta con el antifaz? No te preocupes, puedes proponerle que colabore y participe creando uno nuevo. Lo mismo ocurre para cualquier accesorio y, como no, para el maquillaje. Las actividades artísticas y las manualidades influyen mucho en el desarollo neruronal de los niños. Además que, hacer que participen en la personalización del disfraz hará que lo sientan más «suyo».

Para casa y para la calle

Por último debo decir que, personalmente opino que los niños no deberían tener límites. ¿Quieres salir vestido de Iron Man al parque? ¿Por qué no? Solo se es niño una vez en la vida, permíteles ese tipo de caprichos. No hacen daño a nadie y para ellos son un completo mundo. Podrán encarnar a sus héroes, incluso fuera de casa.

Espero que estas razones te hayan convencido y te animes a regalar disfraces cuando quieras sorprender a alguno de esos locos bajitos. Si te ha gustado el artículo, no olvides compartirlo en redes sociales.